Sobre las 9:30 pm en el Afiteatro del Parque de la Exposición las pantallas sobre el escenario rotaban imágenes de The Ramones y New York Dolls, tras lo cual Morrissey (y su puntual hora inglesa) subió al escenario y tras la ovación con gritos y alaridos soltó un saludo en repetido: “My Lima,my Lima,my Lima!!!”….e inicia con “Suehead”.

Una de las grandes ovaciones fue que al término de “El Condor pasa” (uno de sus primeros clásicos como solista) se apagaron por unos segundos las luces, tiempo que aprovecharon los músicos e intercambiaron de instrumentos y volver a retomar los acordes iniciales de dicho tema para la aparición del multi-instrumentalista Gustavo Manzur con micrófono y la zampoña que un fan peruano regalo a Moz en mano e interpretaría esta vez en versión española generando la ovación del público y un público entregado cantando “yo nunca dije, yo nunca dije, yo siempre he sido fiel a ti”…

En poco menos de cuarenta minutos se despachó con “Suedehead”, “Alma Matters”, “If I Could” (nuestro clásico “El Cóndor Pasa”) – si buscáramos alguna comparación digamos fue una interpretación similar a la realizada con anterioridad por los Simon & Garfunkel ,a la que le añadió romanticismo- que llego a la ovación unánime a su término (aunque me preguntare que tenían que ver las imágenes de un gato en ese instante?) y luego el intenso How Soon Is Now?. El set list hasta ese instante era de lujo.

Hasta ese trance un espectáculo increíble e irrepetible de esos que se nos quedan en la retina y que aun con el tiempo demoramos en procesar.

Si tuviéramos que realizar y comparar sobre su anterior show en Lima del 2012: en resumen repitió algunos temas como “Everyday is like Sunday”, “Speedway”, “Alma Matters” o “You Have Killed Me”, en ese punto tal vez podríamos reclamarle inconformismo sabiendo que tiene muchos temas de Smiths sobre la mesa y que nos gustaría escuchar. Tal vez por el escenario (Anfiteatro) apreciamos mayor acústica y por ende el feeling (pasión) se dejó fluir, tal vez como él quiso que fuera en el 2013, un show casi íntimo. 

Para muchos escuchar temas como “Jack The Ripper” o los clásicos de Smiths: “What She Said” y “The Queen is Dead” (formidable interpretación) o la versión de “This Charming Man” resultaron lo mejor de la noche. Tal vez uno de los momentos difíciles de digerir pero siempre buscando concientizar sobre el tema lo pudimos apreciar en “Meat is murder” y las imágenes explicitas sobre mataderos de animales (vacas, pollos, caballos mutilados) alrededor del mundo. “En el Perú no hay justicia para los toros” fue la exclamación de la noche por parte del Mozz. “Cuál es tu excusa, la carne es asesinato”, se dejaba leer en la pantalla como una pregunta y respuesta.Su actitud de punk más allá de llevarte a la nostalgia musical es motivar y lograr una reflexión sobre el cambio social, su punto de vista como activista que crea polémica en todas partes donde aparece.

Hubo mucho de su más reciente disco “World Peace Is None of Your Business”, dejándonos escuchar acordeones, flautas, guitarras flamencas e instrumentos de vientos africanos.

Morrissey mencionó en reiteradas veces sentirse bien en nuestro país y que tenía algo guardado para nosotros, cumplió con la promesa. Caracterizado por interpretar himnos sublimes e impecables a lo largo de sus más de 20 años de carrera, brindó un show completo de esos que los fanáticos agradecemos (pocas veces vemos en Lima que un show terminado luego de 15 minutos en donde muchos de los espectadores no se movieron de sus locaciones), sin duda uno de los mejores set list de esta gira “World Peace Is None of Your Business” por Sudamerica. Me van a disculpar pero lo repetiré: IMPECABLE y FORMIDABLE, un artista que llegó para emocionarnos, mostrarnos sus ideales y sacudirnos de tanta barbarie animal.

Por César Lau para www.yoconciertos.com

(Visited 1 times, 1 visits today)