En la edición 2015 del festival Primavera Fauna se consolidó definitivamente como un de nicho, apuntando defintivamente hacia un público indie. El primer plato fuerte del día llegó justamente a la hora de almuerzo, cuando la banda neoyorquina indie/rock Diiv saltaron al escenario frente a una pequeña pero entusiasta fanaticada, con un look que hacía recordar los mejores tiempos de The Hanson, con anchas camisas y abundantes melenas rubias.

Más tarde, y en lo que se ha convertido en toda una tradición en Primavera Fauna, se presentaron los australianos de Miami Horror, quienes liderados por un hiperquinético Benjamin Plant, encantaron con su electropop a los asistentes que a esa hora trataban de capear el incesante calor en el Espacio Broadway.

Mientras avanzaba la tarde, fue el turno de los suecos de The Cardigans. Liderados por Nina Persson -quién luchó a esa hora con el viento que se levantaba sobre las afueras de Santiago-, hizo estallar a los asistentes más mayores cuando sonaron los primeros acordes de “Lovefool”, logrando una presentación impecable y de lo mejor en este Primavera Fauna.

Luego, y con un retraso de más de 20 minutos producto de problemas con los equipos de amplificación, el canadiense Mac DeMarco se ganó el cariño del público con su sonoro indie rock y simpatía, que más tarde, trasladó a la zona VIP del evento, donde se sacó selfies con todos los que se lo solicitara.

Defintivamente, el cabeza de cartel de este Primavera Fauna corrió por cuenta de Morrissey, quien con un show probado a nivel mundial, salió a eso de las 23 en la fría noche de Santiago. Admirado por algunos, y reprobado por otros que lo tildan de divo -hizo eliminar cualquier atisbo de carnes en la zona de comidas del evento-, hizo una presentación redonda con canciones que resumieron de buena forma su trayectoria, como “Suedehead”, “First of the gang to die”, “You have kill me” y “Everyday is like sunday”. Quizás la única salida de libreto, con respecto a lo que venía haciendo en su último tour “World peace is not of your business”, fueron las referencias al ataque terrorista del jueves en París. “La guerra de la religión está sobre nosotros o la religión de la guerra está sobre nosotros” indicó el inglés, para interpretar “I’m throwing my arms around Paris”.

Cerrando la noche casi a las 2am, Empire of The Sun se presentó ante un reducido público que a esa hora seguía coreando las canciones del grupo australiano. Un show vistoso, repleto de luces de neon, bailarines y disfraces, dejó más que contentos a los que quedaban en los pastos del Espacio Broadway.

Una jornada repleta de música indie y también propuestas electrónicas en otros dos escenarios menores confirman la evolución y consolidación de Primavera Fauna. Quizás el único punto negro de la jornada fue el mecanismo de venta de comida, con la inclusión de la “chauchera electrónica”, pulsera con un código QR que al ser escaneada descontaba parte del saldo precargado. Sin embargo, los sistemas no funcionaron como se debía, por lo que se produjeron largas colas en los stands gastronómicos al momento de pagar. Un punto sin duda que debe mejorar en las próximas ediciones.

texto por Cristobal pineda Andradez 
todas las fotos por: Daniela Toledo

(Visited 4 times, 1 visits today)